Nuestra Historia

El 1 de mayo de 1970 aparece en el Boletín Oficial del Arzobispado de Madrid, el nombramiento de D. Miguel Ruiz Felguera nacido el 26 de agosto de 1920 en Valdepeñas, Ciudad Real y ordenado sacerdote el 26 de mayo de 1956 fue nombrado párroco de Ntra. Sra. de Valvanera.


Nuestro pueblo crece a pasos agigantados. En 1970 tiene 15.447 habitantes. En 1977, mes de abril y fecha de la bendición del nuevo Templo parroquial por el Cardenal Tarancón tiene el pueblo 31.120 habitantes y por ese crecimiento, nacen nuevas parroquias: Nuestra Señora de la Vid y Nuestra Señora de Fuente del Fresno. Hoy pasamos de los 79.000. Durante siete años el culto se realiza en unos bajos, cercanos al actual Templo y nuestra iglesia se levanta gracias al coraje de D. Miguel y las ayudas que sabe recabar de feligreses y benefactores. Y así, en este costado en expansión de nuestro pueblo, se fué formando esta activa Comunidad Eclesial que esta estimada, poblacionalmente, en alrededor de 20.000 habitantes.

Hasta noviembre de 1993, fecha del fallecimiento de Don Miguel fue cabeza de una feligresía viva, que fue llenando el entretejido de nuestro ámbito parroquial de unas connotaciones cristianas en línea de una autentica Evangelización que, heredada, presido como nuevo párroco desde el año 1994.

Nuestros casi 20.000 feligreses nos piden una respuesta más de hoy, desde las actividades de la Pastoral Parroquial como los grupos de "Bautismos", "1ª Comunión", "Confirmación", "Bodas", "Atención a Enfermos", "Cáritas", "Grupo de Jóvenes", "Comunidades Neocatecumenales", "Grupos de Liturgia y de Canto", "Adoración Nocturna"...etc, al servicio de los hermanos que nos rodean.

Por ello en 2010, se hace imprescindible, abordar las obras de un nuevo Complejo Parroquial, que nos ayuden a obtener los frutos de Fé, Esperanza y Amor mutuo que todos pretendemos.

No me cabe duda que este esfuerzo de todos, logrará hacer llegar a muchos la Buena Noticia, única capaz de crear un corazón nuevo, un Pueblo Nuevo donde se vive y se proclama la gran Palabra, que es Jesucristo, vivo en su Iglesia hoy y que nos hará a todos ser testigos claros de esta Noticia.

Esta sí es, queridos, una Iglesia que experimenta el poder del Resucitado y que lo anuncia en consecuencia. Esta, es y debe seguir siendo nuestra Parroquia.